term_id; ?>
$multimedia_id)); ?>

+ info

$multimedia_id)); ?>

8. Minsk, Ciudad del sol

Destrucción suficiente- y si hubo que destruir más siempre se tuvo a quién culpar- habían dejado en Minsk las tropas nazis durante la II Guerra Mundial. El nuevo régimen soviético encontró por lo tanto aquí el lugar ideal en el que materializar su proyecto de representar arquitectónicamente la gran utopía. También para ello la situación […]

[+] info

7. Un mundo mágico tras un triste pasillo

Por fuera, el edificio no se distingue de cualquier otro de la capital bielorrusa. Por dentro está compuesto de escaleras que conectan largos pasillos. Tubos fluorescentes dejan caer una tenue y desagradable luz sobre color verde amarillento del que un día, hace ya mucho, se pintaron las paredes. La leve oscuridad contribuye a hacerlo todo […]

[+] info

6. “Después de Chernóbil, seguimos viviendo como siempre”

100 kilómetros alrededor de Chernóbil. Ése fue el espacio sobre el que se extendió la zona de exclusión tras la catástrofe nuclear de 1986. Los residentes en los 30 primeros tuvieron que hacer las maletas y marcharse. Entre el kilómetro 30 y el 100, el abandono se dejó a la libre voluntad de desinformados ciudadanos. […]

[+] info

5. Las víctimas olvidadas del Holocausto

Ejecutado frente a una fosa abierta era el modo más común de morir en Blagovshchina. Antes de alcanzar este bosque, muchos creían aún en la liberación, el traslado o el empleo en alguna tarea. Eso les habían contado los nazis. Evitar el pánico era fundamental. El ritmo de las muertes estaba minuciosamente programado y los […]

[+] info

4. “Sólo nos une un territorio”

La rusificación fue una práctica extendida desde la Gran Rusia hasta la URSS. Hoy, con un presidente “pro soviético”, Belarús se busca a sí misma.

[+] info

3. Desaparecieron, y se sabe a manos de quién

Desde hace más de una década, el abogado bielorruso Harry Pahaniaila representa a las familias de varios desparecidos, según sus indicios a manos del Estado. Y no sólo los secuestrados necesitan en Belarús su ayuda.

[+] info

2. No se olvide el pasaporte, puede ser detenido

Unas 10.000 personas se acercan cada mes a presenciar en directo el Teatro Libre. “¡Algunos recorren 300 o 400 kilómetros sólo para vernos! Y me gustaría saber cuánta gente iría a una obra de teatro en Berlín, Varsovia o Madrid si en el anuncio se advirtiera: ‘no se olvide el pasaporte, usted puede ser detenido’”, ironiza el dramaturgo y cofundador de esta iniciativa teatral. Un agente de la KGB graba a todos los asistentes y la obra.

[+] info

1. Lo importante no es ganar

¿Cómo se enfrenta un candidato a unas elecciones que sabe que, incluso si la mayoría le vota, no va a ganar? Con espíritu olímpico y una buena dosis de optimismo parece ser la única respuesta posible. “Descarto completamente que los comicios vayan a ser justos”, dice Andrei Sannikov, líder de la iniciativa por un Belarús […]

[+] info